viernes, 23 de noviembre de 2012

La sombra

Él estaba solo, realmente solo. Aunque un día comprobó que a ciertas horas del día contaba con una sombra. Entonces ponía a jugarse con ella y a contarle sus recuerdos, la sombra nada respondía, pero le hacía movimientos. Él estaba solo y a veces no comía, el estómago le rugía como león enjaulado. La sombra también tenía hambre, pero seguían conversando. Y un día, justo cuando él le decía a ella que quién sabe, que tal vez estaba enamorado de su figura opaca… ella se lo comió.

2 comentarios: